PREOCUPACIONES

Acallar el tumulto de preocupaciones, de cosas que he de resolver, de cosas que no se resuelven, tareas, gestiones, recados, espirales de negatividad en las que entro casi sin darme cuenta, stop! Silenciar todo ese barullo en mi mente; da igual la forma que cada uno elija, puede ser meditación, yoga, deporte, un momento de ocio… Necesito resetear mi mente cada día, ponerla a punto, es un ejercicio en el que me veo desde fuera y me digo “hey loca”” para ya” “que tu vida, que la vida no es esto!…Es un ejercicio que me resitua y me libera, deja mi concentración disponible, fluida, atenta a lo que de verdad está ocurriendo, la maceta que hay que regar, el paciente al que escuchar…sí, mi concentración me hace muy feliz cuando puedo disponer de ella y yo llevo el timón y las preocupaciones quedan allá, en mi gimnasio mental, donde voy todas las mañanas, después del café y antes de la ducha… Quietas ahí! No interfiráis con mi vida! Se requiere practica y constancia, pero si no se hace nos exponemos a que a la primera de cambio nos asalten las negras, inquietantes preocupaciones, y se nos pongan delante de todo lo que podemos vivir!