PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (P.A.S)

image

PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (P.A.S.)
Ahí están o estamos, en medio de la calle, junto a otras personas, sin ningún tipo de poder paranormal. La necesidad de etiquetar a alguien o de auto etiquetarse como altamente sensible, es de relativa utilidad. Si con esta denominación, se puede ayudar a un niño PAS a sentirse mejor, o a un adulto a encauzar de modo saludable su alta sensibilidad, estupendo. Si lo utilizamos como un “a mi trátame de manera especial” o “te responsabilizo de todo porque mi sensibilidad me hace más frágil” mal vamos. O si me hace sentir superior, inferior, especial…¡especiales somos todos! La sensibilidad alta es un rasgo de la personalidad, no una enfermedad a curar. El don de la alta sensibilidad es la sensibilidad puesta a favor de uno y de su entorno, un recurso optimizado, una cualidad del carácter cultivada. Ocurre con la sensibilidad que puede ayudarnos a vivir con plenitud o convertirnos,en su peor acepción, en unos rentistas emocionales. Como rasgo de personalidad coexiste con muchos otros. Así hay personas muy sensibles y lentas, o rápidas o extrovertidas, o , lo más frecuente, introvertidas. Cualquier persona sabe si es realmente hipersensible. Pero tal vez no sepa cómo denominarlo, o a qué atribuirlo. Con frecuencia le habrán dicho que se toma las cosas muy a pecho, que tiene mucha fantasía, que es un bicho raro…Desde niños, se prefiere la soledad. Se siente de forma muy profunda e intensa cualquier acontecimiento, se siente uno impregnado durante días por un estado de ánimo reactivo a algún suceso, se ve un pájaro en la sombra de una rama, un huerto es un gran vergel de brillos y colores…la cara del maestro expresa mil detalles que pasan desapercibidos para los demás…a veces se padecen alergias a tejidos y no es raro tener algún sentido más desarrollado de lo normal, el olfato, el tacto, el oído…Se va madurando, sintiéndose raro, distinto, no integrándose bien en grupos, se enamora con facilidad, queda fascinado y atrapado en ese hechizo. Y se va llegando a la madurez percibiendo y sintiendo de un modo más intenso que el resto de personas no PAS. Desde el punto de vista del cerebro, hay una mayor activación de las neuronas espejo y de la ínsula, lo que dota a la persona de una especial empatía. Se pone perfectamente en el lugar de los demás, captando y procesando muy bien sus reacciones y vivenciando la visión más íntima de la realidad. Las PAS tienden a tener un bajo umbral de tolerancia al dolor, a los sonidos fuertes, a las luces brillantes. Tienden a gestionar mal el estrés, a decir sí aunque quieran decir no, a ser perfeccionistas y autoexigentes. Se conmueven por el arte y por la naturaleza, por las personas que sufren, quieren ayudar a los necesitados y se muestran tímidos e inseguros de muchas formas distintas. Se cansan rápidamente porque tienen poca energía y aunque necesitan la soledad para recuperarse con frecuencia viven entregados a los demás. Y el mundo, les resulta muy a menudo, un mundo hostil, duro, lleno de aristas, de dobles intenciones, deshumanizado y embrutecido. Con mucho ruido. Y consiguen transformarlo en un mundo amable para ellos y para los suyos cuando saben convertir su rasgo en un don, nadie como ellos para sentir con intensidad y mimar el detalle. Realmente, eres afortunado si alguno está cerca de ti o tú mismo eres así.

*Nada de lo que escribo en este blog pretende sustituir o imitar a la psicoterapia. Son tan sólo reflexiones que te muestran mi forma de pensar sobre distintos temas.