“NO ES PARA TANTO”

“NO ES PARA TANTO”
Los psicólogos escuchamos esta frase con frecuencia; tristemente nos la repiten mujeres que niegan el maltrato padecido alegando que no fue para tanto, que fue un empujón, un bofetón aislado, un apartarla, un apoyarla contra la pared, un apretarle el brazo, un un un un…algo único, aislado, pequeño,insignificante. Los psicólogos, hombres y mujeres, muy exagerados, muy radicales, muy feministas, odiamos a los hombres, los perseguimos, estamos ahí al acecho, dispuestos a todo para amargarles la vida. Y, de verdad, no fue para tanto. Ella también le provocaba, le decía cosas terribles, le daba celos, hablaba con su primo porque sabía que le daba mucha rabia, le decía que era tonto, se reía de él, de verdad, ella no era ninguna santa…
Hay todo un tema aquí. Un tema muy serio. Hay violencia doméstica, hay violencia de género, hay de todo y , lamentablemente, no para de crecer. Me parece muy poco decir tolerancia cero. Es que todavía me cuesta creer cómo alguien no puede comprender que un empujón con violencia es un acto inaceptable y definitivo. Que la persona que es capaz de realizar tal acción no es que se haya extralimitado, es que tiene activado algo que no debe estar activado. O dicho de otra manera, que nadie en su centro, ninguna persona que sea persona, puede aceptar relacionarse así por la enorme falta de respeto que supone. Y si alguien lo hace debe salir corriendo a buscar ayuda profesional. Y los psicólogos sabemos muy bien que a las cosas se llega, no ocurren así como así de la nada, todo se va construyendo con conductas, a una buena relación de pareja se llega y a la muerte por violencia machista y o doméstica, también se llega, por mucho que cueste creerlo cuando “…no será para tanto”.