MIS 25 AÑOS DE PSICÓLOGA

Estos días he celebrado mis 25 años como profesional de la psicología, y todo este tiempo me he dedicado a la Clínica y a la Consulta. Quiero compartir contigo algunas de las cosas que he aprendido:
*La práctica de esta profesión es mucho más dura, pero mucho más, de lo que os han contado o imagináis.Y en igual medida, es mucho más gratificante de lo que podeís soñar.
*Cuanto más avanzas en el ejercicio profesional menos ortodoxo eres con técnicas y protocolos rígidos de intervención. Adquieres seguridad, oficio y no los necesitas tanto. La teoría se queda siempre insuficiente ante la diversidad y complejidad de cada persona. El tratamiento es cada vez más a la medida.
*La satisfacción tan grande que provoca ser terapeuta es totalmente intrínseca. Nada de boato, ni riqueza, ni relumbrón. Y disfrutar esa satisfacción, sin añorar otras, es una de las muchas ganancias acordes con la esencia del crecimiento personal. Es una satisfacción emocional, íntima.
*Si me preguntaran qué característica es esencial para hacer un excelente trabajo en psicoterapia, diría sin dudarlo que la pasión. Una gran pasión. Valiente, porque vas a tener que decir muchas cosas incómodas y escuchar muchas revelaciones llenas de tensión. Y a la vez ordenada, porque es muy importante saber por dónde empezar, cómo seguir cómo secuenciar…
*La asepsia no funciona. Limitarse a cubrir unos registros previamente impresos no funciona y anotar unas pautas en un papel, no funciona. Hay que transmitir.
*Yo soy mi instrumento de trabajo, no sólo lo que sé, sino yo, toda yo, mi energía, mi inteligencia, mis emociones, mis recursos, todo lo que soy.
*Una larga carrera en psicoterapia te lleva a tu propia mejora personal. Sin dudarlo.
*Según avanzas en la vida, esta te plantea retos mayores y has de prepararte cada día para mantener un ánimo estable y positivo, constructivo.
*Al mismo tiempo, esa mejora será también intelectual. Cuando empiezas ves a tres personas al día y acabas agotado. Con el tiempo, ves a muchas más y vas a tener que hacerlo igual de bien. O mejor.
*El dolor humano es totalmente subjetivo e importante: no hay grandes y pequeños problemas, hay individuos que están sufriendo y pasándolo mal. No importa tanto el dolor como el doliente.
*Mi trabajo me conecta con lo más profundo y auténtico , y en ese lugar las personas somos todos mucho más vulnerables de lo que mostramos.
*Las personas con las que trabajo son sensibles e inteligentes. No son débiles. Hace falta ser sensible e inteligente para el padecimiento psíquico, y hace falta ser fuerte para afrontarlo y superarlo.
*Aprende a derivar a otros profesionales si no eres capaz de ayudar a resolver una situación.
*No permitas ni alientes que critiquen a un colega. Ni creas lo que puedan decir de él. Se descontextualiza mucho. Lo que decimos los psicólogos, contado aisladamente, a menudo suena ridículo. Es muy difícil explicar lo que pasa en una terapia.
*Prepárate para escuchar tal cantidad de simplezas sobre tu profesión como a resistir la tentación de justificar o explicarte. La terapia y el éxito de la psicología es un hecho.
Y podemos vivir sin los que no lo creen.
*Cuidate y nútrete mucho. Es una profesión durísima, pero tan absolutamente enriquecedora, que sería una lastima quemarte o perder el entusiasmo y el amor por el trabajo bien hecho. Toma las medidas oportunas,pero no dejes de sentir esa renovada energía al abrir tu puerta y recibir al que busca tu ayuda.
*No puedes ser el terapeuta de todos. No vas a llegarle o a gustarle a todos. Pero inténtalo de igual modo.
*Cada paciente es único, cada confidencia es sagrada, cada encuentro es significativo.
Si estás empezando tu andadura profesional en la psicoterapia, te deseo que encuentres la misma dicha, trascendencia y realización que he encontrado yo.