EL CAMBIO EN PSICOTERAPIA

No siempre, pero muy frecuentemente, el objetivo de una psicoterapia es conseguir algún cambio. En general, las personas buscamos cambios en nuestras vidas, en nuestras relaciones, etc, y lo primero a considerar es que los cambios deben nacer en nuestro interior. Sí, podemos cambiar de ciudad, de pareja…pero si no hay un cambio de actitud posiblemente no haya mucho cambio, meteremos en la maleta los viejos problemas o mantendremos el mismo diálogo con distinto interlocutor. Para cambiar lo primero que trabajamos en terapia es la motivación, querer cambiar. En contra de lo que la gente cree, las personas no acuden al psicólogo queriendo cambiar…buscando cambiar puede ser, queriéndolo, no. Instaurar esta motivación es una fase apasionante de nuestro trabajo. Y tras esto, creerlo posible (Cómo somos, de verdad): “La gente no cambia”, “Soy así, nunca cambiaré” son expresiones que escucho constantemente. Falso. Las personas sí cambiamos, aunque muchos de esos cambios sobrevienen a etapas de la vida o circunstancias externas , lo cierto es que se puede cambiar a  voluntad, no todo ni del todo, pero sí mucho y en gran manera. Tras querer el cambio y creerlo posible, el terapeuta te ayudará a tenerlo en tu mente, modificando tus creencias irracionales y cambiando el enfoque que le das al asunto. Y ya podrías empezar a practicar con conductas ese nuevo modo de ver las cosas, y a mantenerlo con conciencia y voluntad. Con todo esto , te sentirás distinto y tu vida será diferente. No es magia ni alquimia. No se consigue en una sesión ni con buenas palabras. Hay que seguir el proceso, pero se consigue. Lo he vivido y lo he visto cientos de veces.